La línea que nos divide.

Si, ya se que estás ahí, en ese lugar al que llamas comodidad. Te sientes bien y en confianza; pero ven conmigo. Ven y te llevaré a esa línea en la que hemos estado tantas veces. De hecho, en la que siempre estamos. Esa línea a la que llamo “el borde de la perdición o la salvación”.

Recuerdas esos momentos en que estuviste ahí? Indeciso o indecisa sobre si hacer algo o no. Esas tentaciones, esas aventuras que aunque sabes que están mal no vendría nada mal en el momento.

Recuerdas cuando te dijeron, “ven que no te pasará nada” y te lanzaste a lo desconocido, a la lujuria, a lo sabroso, a lo nuevo? Recuerdas? Ese momento en que dijiste, “ay que se fastidie. Vamos”, y experimentaste algo que nunca más olvidarás. Yo si lo recuerdo.

Recuerdas cuando cruzaste el borde hacia la perdición y te gustó tanto que no regresaste a la salvación en un buen tiempo; días, semanas, meses, años? Yo si me recuerdo. Ese momento en el que la perdición se convirtió en salvación y cuando regresé a la salvación fue todo una perdición.

Constantemente recordamos esos momentos, no lo niegues. Te gusta recordarlos. Al menos los buenos. Los malos los recuerdas de todos modos pero con resentimiento, pero los buenos, deseas volver a vivirlos. Esa primera vez. Esa sensación de nerviosismos, cosquillas y un poco de miedo. Recuerdas?

Recuerdas cuando te dijeron que no se puede y contestaste, “No me importa. Yo quiero”. Recuerdas cuando se acabó.

Esa línea tan honesta que nos deja ver lo bueno y lo malo, lo rico y lo amargo, fuerte y lo sutil. Esa línea es nuestra vida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s