Category Archives: Real Business!

Despite the fact that I am more of a free thinker and like to write and create in that same manner, I do believe that sometimes one has to get seriouslu down to business.

What dreams may come!

davinci1Remember that movie where Robin Williams died and went to a place where everything was colorful? Yup that one. The one with the suicidal wife. In the movie, when he imagined something, he could see it, do it, or even save it. So imagine that you had a dream about having sex with your high school crush, and she or he is still as hot as she or he use to be, or at least as you use to see her or him.

As you may have experienced before, dreams and reality are a world apart and at the same time we tend confuse one and another. So yes dreams may come reality.

The thing is… even when being a dreamer allows you to achieve, create, and sometimes make dream reality… even when “the world belongs to those who believe in the beauty of their dreams“, and I believe that too by the way, one has to be careful.

You see, as in the movie, Robin Williams’s wife had other dreams of her own and those dreams were pretty close to drag Robin to their domain, causing him to become part other dreams that are not his. Yes I know, and you might say that in the end Robin won, but is not always that way.

So anyway, my point is… you have to be careful with what dreams may come. You must understand that others have dreams of their own… And that their dreams do not necessarily have to go along with yours. That not everybody have to like, support or even understand them. That people is not obligated to help you achieve them, as they might be to focused or busy achieving theirs.

So my friend…dream and let others dream, but above all, dream but keep your eyes open to reality. Sweet dreams!

El dolor por placer, y el placer por el dolor.

Estamos locos o qué? Existen dos fuerzas que provocan el cambio en nosotros o que hacen que nos quedemos en las mismas, estas son Placer y Dolor, y por más que muchos lo nieguen la realidad es que a todos nos gusta un poco de ambas. Bueno, a quién no le gusta el placer? Pero qué pasa con el dolor? Me pasa por la cabeza, que nos gusta y que se joda lo demás…

Como cuando nos comemos una pinta entera de mantecado y nos decimos a nosotros mismos, “hay que se joda, me la como completa aunque me den diarreas” o cuando nos damos una jartera de cerveza y pizza y al otro dia lidiamos con las consecuencias…

Y aunque nos decimos a nosotros mismos que no nos comemos esa pinta de mantecado más nunca, o que esa jartera de cerveza fue algo de una sola vez… lo volvemos a hacer una y otra vez.

Nos gusta el placer aunque este nos traiga dolor.

Inteligente Primitivo.

En un mundo en el que casi todo es electrónico, android o iOS, en donde para ir de compras primero se mira en el smartphone a ver cuales son los especiales para así entonces tomar una decisión, muchos se han convertido en inteligentes primitivos.

20120526-105312 a.m..jpg

Somos inteligentes en lo electrónico, en saber utilizar las aplicaciones actuales y hasta utilizarlas para nuestro trabajo, pero somos primitivos en el trato personal. Ya no hablamos con el que se nos sienta al lado, sino con el que esta a través de la pantalla. Ya no decimos “dame una llamada y hablamos” sino que decimos “tirarme un text”.

En la prehistoria, muchos caían por precipicios ya que no tenían la capacidad de discriminar profundidad ni el ambiente que los rodeaba. Ahora lo mismo se da con personas cayendo por puentes, siendo atropellados, o atropellando a otros gracias a su inteligencia androide/iOS.

Siendo vendedor y viajando mucho he aprendido que la manera mas fácil y humana de conectarme con alguien que esta lejos es una llamada telefónica. Más aun me he dado cuenta que cada vez más y más se pierde esa costumbre en muchos que conozco. Estos prefieren enviar un mensaje por Whats App y dejar a la interpretación de la otra parte el mensaje.

He sabido de parejas que estando juntos, uno al lado del otro, se dicen “te amo” a través de mensajería de texto, perdiendo así la oportunidad de hacerle sentir a su otra parte la verdadera sensación de dicha frase.

Somos muy inteligentes al enseñarle a nuestros hijos que jugar videojuegos esta cool, pero no les enseñamos lo súper cool que es leer.

20120526-111306 a.m..jpg
Esa es mi hija.

Yo creo que entes de seguir adelante en ese caminos androis/iOS debemos regresar al pasado y reestructurar nuestra manera de pensar y vivir. La tecnología siempre va a cambiar y a evolucionar, y a proveer formas de trabajar mas fácil, pero debemos tener la capacidad de pensar que fácil no es sinónimo de mejor, que poder enviar un mensaje de texto mientras conducimos nonos hace mas ágiles, que el hecho de que sepamos utilizar todas las aplicaciones que hay no nos hace mas competentes. Debemos tener la capacidad de comprender que decirle a nuestra pareja ” te amo” a través de un mensaje de texto jamás va a tener la misma emisión y sensación y cosquillas que mirarla a los ojos y decirlo con la boca.

Es imperativo para la evolución sana de nuestra sociedad poder entender que un androide/iPhone jamás suplantara ni debe suplantar a un humano. De esa única manera seremos seres inteligentes y no inteligentes primitivos.

Un prehistórico evento en mi vida! Uga Uga.

Una vez más el pasado tocó mi vida, pero esta vez no aquel pasado de mi niñez, de mis padres ni mucho menos de mis abuelos. Esto va más allá, para los tiempos antes de la civilización, más allá siquiera de cuando se nos conocía como homo-sapiens, éramos simplemente homo-erectus, cuando andábamos sin ropa interior y nuestras partes estaban cubiertas por una mata de pelos (y no, no eran los años 60 y 70). Todavía las palabras y frases como “dude”, “la crema”, “melaza”, “corillo” y el andar en un carrito .8 tumbau y con ventanal no se usaban.

Les hablo de la edad de piedra, en la cual cazábamos por instinto, para poder alimentarnos, y en la cual por razones de facilitar la caza nos comenzamos a juntar en grupos. Luego al traer nuestra presa encendíamos una fogata y compartíamos con lo temas de huuun hun, uga uga. Ahí cuando comenzamos a socializar; ¿a qué se les parece? Era en esos momentos en los que el id y el ego de Freud regían nuestras vidas, el superego ni siquiera se asomaba por ahí. Actuábamos por reflejos, gritábamos, y tirábamos piedras.

Resulta que este pasado 25 de diciembre de 2010 el id tocó a mi puerta, o mejor dicho a mi cama porque me despertó, y el ego condujo a mi peludo cuerpo a la montaña en dónde otros integrantes de mi especie me esperaban con objetos filosos. Este día era cundo yo perdería mi virginidad, y así por instinto y por presión grupal, y luego de varios tragos de un agua primitiva que en estas áreas se acostumbra a crear (creo que el nombre primitivo es caña); me dirigí con daga en mano en busca de una bestia y en una camada de los de su especie la encontré. Aquí fue cuando uno de mis similares la atrapó y como por cuestión de inercia mis otros compañeros comenzaron a gritar: uuuuuh, coño dale, uuuugaaaaa, carjo matalo ya, quiero cellllldooooo y luego de haber puesto la bestia sobre una mesa le dí lo que se suponía fuera su puñalada final… y yo pensaba que así fue.

Luego de unos segundos los gritos de delirio y desesperación por parte de la bestia comenzaron a sentirse pues esta no había muerto. Resulta que dentro de mi primitiva falta de conocimiento y nerviosismo de virginidad no penetré donde era debido y terminé traspasándole los riñones y las costillas. Alguien con más experiencia terminó el trabajo. Se rieron de mi y aún me vacilan, pero cuando les cociné aquel cadáver de puerco el silencio reinó nuestro primitivo mundo.

Una vez satisfecha mi tribu, comenzó la música al ritmo de palos y raros cubos con tapas de piel de vaca. Nos juntamos y bailamos, calentando nuestros cuerpos con aquella agua con sabor raro. Algunos me preguntaron, “¿Uuu uu u uga ag?” (Traducción: ¿No te sientes mal por haber matado al lechón?). A lo cual yo contesté con palabras primitivas pero un poco más elocuentes, “Un carajo. Es más ahora quiero un cabrito”.

Fue un día especial, lleno de gente similar y comida para todos, y aunque no era la prehistoria de verdad, así se sintió ya que como mencioné antes, así fue que comenzamos a reunirnos en grupos. Por otra parte, el hecho de que no haya matado a aquella bestia del todo, se sintió como tal. Sentí el poder y el control de la creación pues hice que aquella bestia apestosa y llena de lodo se convirtiera en puro placer para mis amigos y familiares. Ye quiero que vengan las próximas navidades!

Identidad Culinaria

La identidad puede tener muchas definiciones y aplicarse a diversas situaciones, pero en general se puede definir como ese factor que determina quién o qué, cómo, o de dónde es una persona, grupo o cultura. En el caso de la gastronomía, al igual que los elementos ya mencionados, ésta tiene su propia definición en cada cultura.

Francia, Italia, España y China se han caracterizado a través de los tiempos como los países que albergan estilos de cocina únicos y exclusivos. Francia con su creme brulee y su bagguette, Italia con la pasta, España con sus tapas y su innovadora cocina molecular, y China con su gama de sabores, colores, olores y salsas exquisitas, son sin lugar a dudas un mundo aparte con su propia identidad culinaria. Así es como se supone que sea en cada país, al menos eso pienso, y Puerto Rico no debe ser la excepción.

Durante mi corta carrera en el mundo de la comida, ya sea cocinando, escribiendo, planificando o comiendo, me he topado con una serie de personas que me han puesto pensar en esa identidad culinaria boricua que tuvimos, tenemos y que a mi entender estamos perdiendo. Un ejemplo lo es el simple hecho de cambiarle el nombre a los alimentos locales por nombres, en inglés, italiano o francés por eso de que suenen más “chic”. No hay nada malo con añadirle queso de cabra a una ensalada, entonces ¿por qué decirle “goat cheese”? si eso es en inglés y así se le dice en los países de habla inglesa.

El anterior es sólo un ejemplo que tal vez no sea relevante para muchos, pero cuando lo escuchamos constantemente, o cuando nos encontramos con una persona que ni siquiera sabe lo que es el recao, la yuca, ni la malanga y esa persona tiene 50 años es un poco preocupante. Peor aún es cuando nos encontramos con personas que tienen la capacidad de contarnos sobre sus visitas a Francia, España, Italia, Estados Unidos y sus experiencias culinarias, pero la misma no sabe nada de su país, no sabe siquiera qué o dónde es Guavate, nunca ha probado el arroz con gandules o tan siquiera ha visitado la playa ni los chinchorros de su propio pueblo, como me ocurrió en una ocasión.

Por desgracia he sabido de personas que en las navidades en vez de preparar o comer el tradicional lechón asao, arroz con gandules y morcilla o cualquier otro plato que refleje nuestra tradición navideña, han preparado o comprado alimentos que reflejan la Navidad de otros países y no por cuestión de gusto ni por explorar, sino por la presión social que tienen.

Hace unos años, en unas navidades, mientras trabajaba como entrenador personal en un gimnasio frecuentado por clientes de muy altos ingresos escuché a una señora decir “Hay yo no quiero tener comida puertorriqueña en mi fiesta, es que tengo unos invitados de afuera y como que me abochorna”. Ese comentario me supo a… El problema es que he escuchado o sabido de muchos que lo hacen. Hasta me han preguntado que cómo se dice pasteles en inglés.

No hay nada malo con mencionar que nos comimos unos calamares fritos, en vez de calamari fritti o que la pasta con camarones estaba rica en vez de scampi pasta. No es que discrimine contra los términos de los distintos tipos de cocina, sino que entiendo que si estamos en Puerto Rico debemos mantener nuestra identidad y resaltar las comidas que se hacen aquí, a nuestro estilo, sin tener que mencionarla en otros idiomas.

En Francia, por ejemplo, si visitamos un restaurante y pedimos un plato de crevettes frites cuando éste llegue a nuestra mesa, el mozo nos dirá: “Voici votre assiette de crevettes frits”, (“Aquí está su plato de camarones fritos”), ya que así es que se dice en Francia. De seguro no nos va a decir “Voici votre assiette de camarones fritos”

En una ocasión fui invitado a una barbacoa en la que se iba a estar preparando churrasco y la persona que me invitó me dijo que íbamos a estar comiendo skirt steak. En un intento indirecto y frustrado de dejarle saber que también puede decir churrasco (al menos como se le dice aquí en Puerto Rico, ya en otros países tiene otro significado, pero también tiene que ver con carne) le menciono “Mmm churrasco, que rico!” a lo cual el me respondió con cara de sorpresa “No loco, no es churrasco, es skirt steak. Ya sabes, con unas beers pa’ bajarlo.” Las beers eran Medalla. Yo estaba sorprendido, pero bueno ¡¿qué remedio?! Como quiera me comí el skirt steak y me bebí las beers.

Puerto Rico tiene una cultura exquisita y llena de sabores, que aunque haya sido formada por la variedad de visitas de otras culturas que hemos tenido a través de los tiempos y en conjunto con los de nuestros nativos taínos, son considerados da aquí como el coquí y debemos resaltarlos y promoverlos, sin abochornarnos, para que nuestra identidad culinaria sea reconocida en todo el mundo. ¿Qué les parece?

La línea que nos divide.

Si, ya se que estás ahí, en ese lugar al que llamas comodidad. Te sientes bien y en confianza; pero ven conmigo. Ven y te llevaré a esa línea en la que hemos estado tantas veces. De hecho, en la que siempre estamos. Esa línea a la que llamo “el borde de la perdición o la salvación”.

Recuerdas esos momentos en que estuviste ahí? Indeciso o indecisa sobre si hacer algo o no. Esas tentaciones, esas aventuras que aunque sabes que están mal no vendría nada mal en el momento.

Recuerdas cuando te dijeron, “ven que no te pasará nada” y te lanzaste a lo desconocido, a la lujuria, a lo sabroso, a lo nuevo? Recuerdas? Ese momento en que dijiste, “ay que se fastidie. Vamos”, y experimentaste algo que nunca más olvidarás. Yo si lo recuerdo.

Recuerdas cuando cruzaste el borde hacia la perdición y te gustó tanto que no regresaste a la salvación en un buen tiempo; días, semanas, meses, años? Yo si me recuerdo. Ese momento en el que la perdición se convirtió en salvación y cuando regresé a la salvación fue todo una perdición.

Constantemente recordamos esos momentos, no lo niegues. Te gusta recordarlos. Al menos los buenos. Los malos los recuerdas de todos modos pero con resentimiento, pero los buenos, deseas volver a vivirlos. Esa primera vez. Esa sensación de nerviosismos, cosquillas y un poco de miedo. Recuerdas?

Recuerdas cuando te dijeron que no se puede y contestaste, “No me importa. Yo quiero”. Recuerdas cuando se acabó.

Esa línea tan honesta que nos deja ver lo bueno y lo malo, lo rico y lo amargo, fuerte y lo sutil. Esa línea es nuestra vida.

Entre el no y el si

¿Así que pensabas que me ibas a controlar ah? ¿Pensabas que como siempre regreso a ti esta vez iba a ser igual? Pues estás bien mal. Yo me puedo valer por mi mismo y no necesito de ti para nada perra inmunda.

¿Qué? ¿Que yo seré tuyo para siempre? No lo creo pues hay otras que me esperan rendidas. Me esperan abiertas para que yo haga lo que me plazca. Para que yo obtenga el placer que me merezco. Coño, ¿de verdad pensabas que yo era tan pendejo? Por favor!

Es más ni me mires que me das asco. Pssss, es que de pensar en ti me enveneno carajo. Como pudiste hacerme tal cosa. Irte con otro y otra. No vales nada. ¿Sabes qué? Muérete.

¿Que, qué? ¿Que Salga con tigo este fin de semana? ¿Pero tu estás loca? NO. ¿Que a donde vamos a comer? Ah, un sushi bar. Eso suena bien… NO, no, no me vas a convencer. Salte de mi cabeza. No me jodas la mente.

¿Que te vas a meter en mi boca? Mmmmm que rico. Chica noooo, no me hagas esto. Te dije que no te quiero más. ¿Qué? ¿Que me amas y no puedes vivir sin mi?

Si lo se, yo también te amo. Oye pero otra vez te metes en mi cabeza y en mi corazón. No me hagas esto. Chica nooooo plese. Te dije que no te quiero ver más.

¿Que estás en especial? Ay caramba y cómo decirle que no a eso. ¿Que te coma? Ahhhh me exitas. ¿Ves?, ya me convenciste de regresar

A la verdad que te pasas de la raya. ¿Cuándo te veo de nuevo? Te quiero!

Tu siempre te sales con las tuyas Sushi. Mmmm Sushi. Soy todo tuyo.